miércoles, 23 de octubre de 2013

Hoy

Hoy, un día normal, un día cualquiera del que seguramente no me acordaré en unos días, no se convertirá en ninguna fecha importante en mi vida, pero hoy, justo hoy, es cuando no he decidido nada, cuando simplemente he divagado por mi mente, básicamente he pateado cada decisión que he tomado a lo largo de tantos días, algunos con fecha definida y otro tan olvidables como hoy. ¿Cuántas veces pienso en “si volviese atrás…”, pero no puedo hacerlo y de hecho si volviese atrás solo podrían pasar dos cosas: si vuelvo atrás sin saber lo que ocurrirá seguramente haré lo mismo que hice en su momento, y si regreso sabiendo lo que viene detrás seguramente desearía no saberlo porque esa acción puede que me haya traido muchas lagrimas, pero también sonrisas, ¿estoy dispuesta a sacrificar esas sonrisas? A olvidarlas…
Hoy, me he dado cuenta que vivo mi vida divagando entre lo que me gustaría y lo que no, pero no hago nada para conseguirlo. No soy más que una cobarde que juega a la vida sin tener claras las reglas y echando la culpa a los demás cada vez que pierde una partida. Hoy me odio por no saber depender de mi, por no ser autosuficiente, al mismo tiempo que me quiero por ser yo, porque nadie me va a cuidar como lo hago yo, a nadie le van a doler mis heridas como a mi.
Hoy, hago recuento de pequeñas cicatrices para recordar que los malos momentos se van, que estar feliz es solo una consecuencia de haber estado triste, que si hoy estoy llorando por las esquinas algún día de mañana estaré sonriendo en cada espacio abierto, que ese día si tendrá una fecha, que ese día sí que lo recordaré y ese día recordaré “hoy” como un día lejano.

Hoy, solo un día más de tantos en los que poco a poco aprendo a vivir, o simplemente no aprendo nada y solo dejo pasar el tiempo entre mis manos sin ser del todo consciente de que “hoy” no va a volver y que “si volviese atrás…” no es una posibilidad, que solo existe “si sigo adelante…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada